Alejandro Martino

‹ Inicio

 

» Música
» Literatura
» Docencia
» Otras obras



› Biografía

› Noticias
› Contacto

› Mapa del sitio


  Música   >   Libros   >   Sonoridades argentinas en la flauta traversa
 
Sonoridades
            Este artículo está a la venta

Sonoridades argentinas en la flauta traversa


Alejandro Martino ha encontrado sonoridades propias en su instrumento y las pone a consideración.
Gabriel Senanes

Personalmente, felicito y agradezco a Alejandro Martino y confío que el mejor reconocimiento será, sin duda, el aprovechamiento de los futuros flautistas.
Rodolfo Mederos

El que tenga este libro aprenderá a volar en libertad, que de eso se trata el arte.
León Gieco
 

Contratapa   |   Prólogo  |   ¿De qué trata?   |   Sonoridades   |   Ficha técnica

 

Contratapa

"El que tenga este material artístico de Alejandro Martino no sólo aprenderá diferentes sonoridades con la flauta traversa sino que, también, podrá llenarse de información teórica e histórica. Pero, por sobre todas las cosas, aprenderá a volar en libertad, que de eso se trata el arte."

León Gieco


"... En este momento recuerdo una frase que oi alguna vez: ''toda frontera que impide entrar, también impide salir'. Ampliar los recursos de un instrumento es también ampliar los de la música, dejar entrar es también dejar salir, tal es el caso de este libro. Personalmente felicito y agradezco a Alejandro Martino su tarea y confio que el mejor reconocimiento será, sin duda, el aprovechamiento de los futuros flautistas."

Rodolfo Mederos
 

"Con sus Sonoridades Argentinas.., Alejandro Martino ha corrido además de los riesgos propios del pasaje deja fantasía a la realización y del aire al papel, los inconvenientes que acechan el duro camino de los aventureros y los inventores. En efecto, cuando una obra no tiene demasiados antecedentes, sólo puede compararse con la perfección de los trabajos nunca realizados y con la insuperable pero intangible producción de personajes tan críticos como estériles. Las únicas obras perfectas son aquellas que nunca se han hecho. Mientras muchos músicos argentinos viven pendientes sólo de lo que pasa afuera y justo aciertan a mirar por la ventana que da al vacío, otros prefieren mirarse humildemente en el espejo, pero del lado de adentro. Alejandro Martino ha encontrado sonoridades propias en su instrumento, y fas pone a consideración. Para apreciarlas, no hay que viajar muy lejos ni manejar otro idioma que la música de estas comarcas. Y es que en el laboratorio musical de entrecasa, pueden surgir alquimias insospechadas... Pasen y vean."

Gabriel Senanes

[  Ir arriba  ]

Prólogo

     Alguna vez, escuchando -y viendo- tocar a Alejandro Martino, recordé un párrafo de Violeta Parra donde sugería: "Usen los ritmos como les salgan, prueben instrumentos diversos, siéntense en el piano, destruyan la métrica, libérense, griten en vez de cantar, soplen la guitarra y tañan la corneta".

     El trío donde tocaba el flautista se metamorfoseaba de continuo y expandía sus sonoridades múltiples, y nadie, de sólo escucharlo, pensaría que eran apenas tres. Sin embargo, tanto movimiento y variedad sucedía con la naturalidad del ritmo, con la fluidez de no anteponer nunca el recurso al objetivo. En 1984 esas técnicas sistematizadas como práctica y pedagogía dieron origen a este libro, que debió esperar once años antes de ver la calle. Durante ese lapso Martino ponía en práctica su método y aún lo hace como profesor y jefe de área de folclore en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.

     Algunos de sus hallazgos flautísticos tienen antecedentes más o menos claros, como lo que él designa entonado, y llegó a ser marca de fábrica de Roland Kirk o lan Anderson. Otros, tienen parientes en la quena o el siku y hasta alguna percusión exótica, y todos forman parte de la naturaleza sociable -mimética, mutante, múltiple- del arte, la cultura, o lo que es lo mismo, de la criatura que llamamos humana.

     Sería difícil imaginar un transplante tan rígido como para que un objeto tan sensible a lo humano como un instrumento musical -una flauta traversa-, hubiese venido de Europa a Sudamérica y permanecido aquí por siglos, sin sufrir algún cambio. Ya entre los primeros compositores o intérpretes -criollos o europeos- que hayan tenido amistad sonora con la

 

flauta de plata, en el Plata, es bueno fantasear que alguno lo haya hecho con el aire -¿indolente, salvaje, desmesurado?- de este subtrópico, aunque llevara muy guardado en su mejor memoria al bueno de Juan Sebastián.

     ¿Qué entonces del primero que haya intentado reproducir con la elegante barra plateada una melodía escuchada en la voz agreste y suave de una quena? Inevitable pensar que ambos mundos se sirvieron entonces del dócil instrumento para seducirse mutuamente. Y sucedió sin duda en ese lugar del sentimiento donde sería imprudente irrumpir -sin mucho cuidado- con las naturales prevenciones ideológicas que nacen de la desigualdad y otras historias trágicas, incluida en este caso la de la conquista de América y transacciones posteriores.

     Porque, en algún sentido, este es un libro político. Y, lo mismo que una flauta o una melodía, apenas un instrumento, que cada quien usará según le dicte su intención. La de Martino -arriesgo a interpretar a mi manera- es la de plantear segundas opciones. Una, la primera, está minuciosamente desarrollada en libros primorosos y multilingües, además de cultivada con arte por el uso de la costumbre, en cinco continentes y por todo su tiempo. Las otras, más inciertas, encuentran aquí una descripción metódica que las saca de ese misterio inaccesible del virtuoso o el excéntrico, para ofrecerlas como práctica posible y, tal vez, para concederles la legitimidad de lo que tiene nombre. Ahora se llaman quenando, erkeando o percusión, pero son, sobre todo, una manera particular e intransferible -como todas- de buscar el exacto sonido de los sentimientos. Porque -todavía sirve citar a Violeta- "la canción es un pájaro sin plan de vuelo, que odia las matemáticas y ama los remolinos".

© Guillermo Pintos

[  Ir arriba  ]

 

¿De qué trata Sonoridades argentinas en la flauta traversa y a quién está dirigida?

Es una obra moderna y pedagógica con la claridad necesaria para llevar a la práctica instrumental contenidos que solo eran patrimonio del virtuosismo y la magia.
Este libro está dedicado especialmente a los flautistas.
Los compositores y arregladores también podrán sacar provecho de él ya que, conociendo estas técnicas, podrán ampliar los recursos habituales de la flauta para enriquecer sus obras.

¿Al decir flautistas te referís a los profesionales, flautistas consumados?

No, me refiero a todos los flautistas. Desde aquel que compra su instrumento y da los primeros pasos, hasta los maestros.
El libro se halla dividido en dos grandes capítulos. El segundo, “Sonoridades”, incluye la verdadera propuesta de la obra (siete sonoridades no contempladas en la escuela europea del instrumento). Se incluye un CD con 17 ejemplos para facilitar el autoaprendizaje.
El primer capítulo, “Pilares de la técnica flautística”, se refiere a lo que podríamos llamar la técnica básica de la flauta, aquella que instruye al flautista en los conocimientos imprescindibles para una correcta ejecución inicial. Ellos son:

la respiración
la formación de la embocadura
la postura corporal
el vibrato
y los armónicos.

E incluye, también, la digitación de su tesitura completa y la de los trinos. Es decir, la base técnica necesaria para que el instrumento suene y nos permita acceder a cualquier estilo musical. Y, por supuesto, a una o a todas las sonoridades de la segunda parte.

¿Cuáles son esas sonoridades? 

Las sonoridades son siete:

Sikuriando
Erkeando
Viento
Viento con altura determinada
Entonado
Quenando
Percusión

¿Las podemos oír?
Próximamente

[  Ir arriba  ]

 

Ficha técnica

Título: Sonoridades argentinas en la flauta traversa
Género: Didáctico de autoaprendizaje
Editorial: Ricordi
Año de edición: 1995
Formato: 21 x 28 cm
Cantidad de páginas: 55
Incluye Cd
ISBN: 950-22-0414
Idea de la tapa: Alejandro Martino
Diseño: Editorial Ricordi

Sonoridades

[  Ir arriba  ]