Alejandro Martino

‹ Inicio

 

» Música
» Literatura
» Pedagogía
» Otras obras



› Biografía

› Noticias
› Contacto

› Mapa del sitio

Docencia


  Pedagogía   >   Bibliotecología   >   Proyecto Biblioteca
 
Bravía

La biblioteca de la Escuela de Música Popular de Avellaneda se llama Astor Piazzolla. Lleva el nombre de nuestro gran compositor desde 1995 cuando la comisión pro-biblioteca (integrada por representantes de todos los estamentos de la escuela) lo eligió y lo consensuó con la comunidad educativa. Por entonces el Proyecto Biblioteca estaba en marcha y Alejandro Martino lo encabezaba como Director de la Escuela y autor del mismo. Él lo había creado y presentado en diciembre del año anterior.

Ahora, a la distancia (han pasado diecinueve años), me pregunto ¿qué significó el Proyecto Biblioteca? Y me respondo: fue una estrategia de colaboración que supo aprovechar, a favor de la educación y la cultura de la música popular, la empatía reinante, los bienes de uso y las capacidades de nuestra gente.

Cuando asumí como Directora, el proyecto ya no estaba en vigencia. Pondré toda la energía necesaria para verlo revivir.

Julia Roveda
Directora de la Escuela de
Música Popular de Avellaneda
Noviembre de 2013
 

Del nombre   |   Objetivos   |   ¿Por qué ahora?   |   ¿Cómo lo haremos?   |   Las etapas   |   La biblioteca tenderá a    |   Comisión pro-biblioteca    |   CODA

 

Ciudad de Avellaneda, 6 de diciembre de 1994

A la Comunidad Educativa de la
Escuela de Música Popular de Avellaneda

INTRO

 

Del nombre

El diccionario indica que la palabra biblioteca proviene del griego (biblion: libros y theke: armario) y que significa colección de libros, manuscritos, etcétera.

En el etcétera cabía, hasta mediados de este siglo, todo tipo de documento que contuviera información representada por signos sobre piedra, arcilla, vitela, pergamino, corteza o papel.

En la actualidad la información puede ser almacenada en formatos de características disímiles, especialmente en soportes de materiales sintéticos con registros de ondas magnéticas. Estos sistemas de almacenamiento requieren del uso de máquinas para decodificar la información.

 

Propongo asimilar el antiguo concepto de biblioteca como receptora de información, aunque ésta adopte en la actualidad distintas modalidades de almacenamiento. De todas maneras los libros continuarán existiendo y qué mejor que seguir utilizando una palabra tan bella que ha traído tantos gratos momentos a la humanidad.

Nuestra biblioteca contendrá: libros, partituras, revistas, fotografías, diarios, mapas, películas, discos, casetes de audio, casetes de video, casetes DAT, disquetes de computación, CD ROM, minidiscos y todas las nuevas formas que aporte el futuro.

[  Ir arriba  ]

 

Objetivos

Este proyecto es una propuesta que presento a la Comunidad Educativa. Anhela, simplemente, coordinar la energía de todos nosotros para concretar la creación de una biblioteca que funcione como centro productor y administrador de la información, imprescindible para el dictado de las clases.
Si tenemos éxito en la empresa, con el tiempo, también podrá ser de utilidad para la sociedad.

Muchas de nuestras materias priorizan la investigación como metodología del proceso de enseñanza-aprendizaje. En toda buena investigación se parte de la información existente para profundizarla, rebatirla, criticarla, enriquecerla, etcétera. En el campo de estudio de nuestra especialidad (el jazz, el tango y el folclore argentino y latinoamericano) aún hay un largo camino por recorrer, pero también existe una rica bibliografía en la cual debemos basarnos. No podemos decir que un alumno

 

investiga, simplemente, porque toma información de libros consultados en otra biblioteca. El ideal es que ellos encuentren en la biblioteca de su propia escuela el material básico existente, para que a partir de allí produzcan un trabajo que sea de utilidad, no solo personal, sino colectiva.

Algo similar sucede con la consulta de grabaciones musicales. Todos conocemos la dificultad que implica el acceso en las disquerías a grabaciones de los artistas fundamentales de la música popular, cuyo mercado se maneja con criterios más comerciales que estéticos. Y también sabemos que el espacio que los medios de comunicación le destinan es cada día menor, lo qua motiva que resulte difícil escucharlos. Entre todos podremos centralizar en nuestra biblioteca las joyas inhallables que cada uno de nosotros atesora.


[  Ir arriba  ]

 

¿Por qué ahora?

Entiendo que este es un buen momento para iniciara el proyecto por las siguientes razones:

* Contamos con el personal idóneo necesario.
* Disponemos de los medios técnicos imprescindibles.
* Todo indica que recuperaremos el sector perdido del edificio,
    lo que nos habilita para contar con el ámbito físico adecuado.
* Tenemos experiencia en la producción y administración del
    material didáctico.

 

* Hay una excelente disposición para continuar
   produciéndolo.
* En su funcionamiento habitual, la Escuela genera material
   muy valioso para su archivo.
* La existencia de una biblioteca es una necesidad percibida
   por muchos de nosotros.


[  Ir arriba  ]

 

¿Cómo lo haremos?

La biblioteca se irá poblando y equipando mediante tres fuentes de ingreso:

      a) La incorporación y clasificación de toda la producción de la Escuela.
      b) Las donaciones.
      c) Las compras con recursos económicos propios.


a) Producciones de la Escuela

Daremos ingreso al fondo bibliográfico a todos los cuadernillos, libros de clase, casetes de los cursos, producciones en equipo, grabaciones del Ciclo Viernes en la Escuela, videos de muestras y actuaciones, etcétera.

enderemos a extender esta modalidad de registro a la mayor cantidad de eventos posibles y a generar nuevas actividades en los cursos para enriquecer el archivo. Resulta muy conveniente que nuestras producciones se efectúen en papelería con identificación (formas, logotipos, dirección, teléfono, etcétera) para que contribuyan con la difusión del proyecto general de la Escuela fuera de ella. A tales efectos incluyo en este trabajo originales en impresión láser de la papelería para:

El Área de Ciclo Básico (texto)
(música)
página 13
página 14
El Área de Jazz (texto)
(música)
página 15
página 16
El Área de Tango (texto)
(música)
página 17
página 18
El Área de Magisterio (texto)
(música)
página 19
página 20
La Asociación Cooperadora   página 21
La Dirección (membrete superior)
(membrete inferior)
(con recuadro)
página 22
página 23
página 24
El Centro de Estudiantes   página 25
  Todas ellas están basadas en los diseños que realizara, hace ya un tiempo, para el Área de Folclore.

En la página 26 de los anexos adjunto un original de lámina para clasificar los casetes del Ciclo Viernes en la Escuela. Y en las dos páginas siguiente un original para sus programas.

Solicitaremos a las autoridades de la Rama de Artística de la Dirección de Escuelas y Cultura de la Provincia de Buenos Aires que el material didáctico publicado por nosotros, siempre y cuando cumpla con los requisitos que oportunamente estableceremos, sea tomado como obra puntuable para la carrera docente de su autor.

 

b) Donaciones

Realizaremos una campaña para informar sobre la creación de la biblioteca y al mismo tiempo solicitar donaciones de material.

La campaña tendrá una faz interna y otra externa.
En el orden interno propongo llamarla "Un libro y una grabación para la biblioteca" En la página 29 de los anexos incluyo un original posible para materializar la campaña.
El pedido estará destinado especialmente al personal de la Escuela y en segundo término a los alumnos.

Si tenemos en cuenta el número de personas que trabajamos aquí (aproximadamente 100) y que un aporte de estas características resulta accesible, veremos crecer rápidamente nuestro archivo con un esfuerzo mínimo. De mediar un compromiso del alumnado con este proyecto, el volumen de las donaciones será realmente importante (ellos son 600 aproximadamente).

Demás está decir que serán bienvenidas todas las donaciones que superen el número mínimo de obras.

Llevaremos un registro cronológico de las donaciones para evitar las repeticiones de material y para solicitar cambios, en el caso de que existieran.

Para el ámbito externo propongo hacer llegar cartas solicitando a otras instituciones, bibliotecas y editoriales, la donación de todo el material que puedan o quieran, siempre que su contenido coincida con el campo de interés de nuestro estudio.

Existen muchos libros depositados en lugares cerrados y sin uso, porque su temática no se adecúa al ámbito de interés de la institución que los posee. También hay bibliotecas propietarias de muchos ejemplares de la misma obra, las que no dudarían en donarnos uno de ellos, si les hacemos conocer la seriedad de nuestros objetivos.

 

Las editoriales también harían sus donaciones por motivos de publicidad y difusión.

En la página 30 presento una forma posible para esas cartas.

Para comenzar la campaña sugiero enviarlas a:

      La Dirección de Escuelas y Cultura de la Provincia de
      Buenos Aires.
      Los Conservatorios provinciales.
      Los Conservatorios Nacional y Municipal.
      Sadaic.
      El Fondo Nacional de las Artes.
      La Sociedad Argentina de Intérpretes.
      El Instituto Nacional de Antropología.
      El Instituto Nacional de Musicología.
      La Secretaria de Cultura de la Nación.
      La Secretaria de Cultura de la Municipalidad de Buenos
      Aires.
      Bibliotecas Rurales Argentinas.
      Biblioteca del Congreso de la Nación.
      Biblioteca Nacional.
      La Universidad de Buenos Aires.
      Las fundaciones privadas.

Las editoriales vinculadas con nuestro tema son: Ricordi, Lagos, Korn, Fermata, Perrotti, Plus Ultra, Corregidor; cuyas direcciones y teléfonos aportaré.

Ambas listas pueden ser ampliadas con el aporte de todos.


c) Recursos económicos propios

Propongo poner en marcha un sistema de recursos económicos generados por la propia actividad de la biblioteca y de la totalidad de la Comunidad Educativa. De tal manera que se auto sustente, como un mecanismo circular cuyos beneficios sean reinvertidos en el sistema, exclusivamente.
La diferencia existente entre los costos de duplicación y el precio de venta del material didáctico ingresará al sistema como recurso propio. La Comunidad Educativa deberá ser bien infamada al respecto para que se comprenda el mecanismo y sus objetivos.

En la página 31 de los anexos presento un texto ideado para ello.

Una vez al año se publicará la memoria y balance de la biblioteca para despejar todo tipo de dudas.
El procedimiento no tendrá fines de lucro y todo el movimiento económico podrá ser avalado, respaldado y contabilizado por la Asociación Cooperadora.
Propongo realizar un seguimiento de la venta de las duplicaciones del material didáctico de cada Área (libros de clase, cuadernillos, casetes, etcétera) mediante la numeración de cada unidad vendida y su correspondiente asiento en las planillas de control de ventas.

En las páginas 32, 33 y 34 de los anexos incluyo sus diseños.
Los originales del material didáctico serán de propiedad de cada Área, las que decidirán sobre su contenido.
En la página 35 incluyo un texto realizado conjuntamente con el Profesor Alejandro De Vincenzi para el resguardo legal de las producciones del Área de Folclore, que podrá ser utilizado por todas las publicaciones de la Escuela, siempre y cuando, cumplan con los requisitos aquí expresados (mención de la editorial propietaria del copyright, arreglos realizados por profesores de la institución o autorizados, etcétera).

Serán presentados a la duplicadora —persona responsable del fotocopiado y anillado en la Escuela— el primer día de actividad de cada ciclo lectivo (febrero) a fin de que el trabajo se halle terminado el primer día de clases (abril). Se confeccionará una lista del orden de llegada, orden que respetara Ia duplicadora para entregar el trabajo terminado al Jefe de Área correspondiente, quien completará las planillas de control de cada obra, antes de comenzar su venta.

La cantidad de ejemplares de cada obra estará determinada por la matriculación de cada materia o según lo solicitado por el Jefe de Área bajo su responsabilidad. En caso de agotarse la primer partida, se realizará una segunda repitiendo el mecanismo.

 

Se realizarán dos liquidaciones al año, la primera en junio y la segunda en noviembre, momentos en que se harán efectivos los pagos a la duplicadora y se dará ingreso del 15% del total de las ventas al fondo de la biblioteca y el saldo al Área correspondiente. Dada la variedad del material publicado, el control de costos y porcentajes se realizará en forma individual por cada obra. En la página 36 presento una planilla para facilitar la contabilidad.

Cada Jefe de Área hará una presentación anual de las inversiones realizadas con esos fondos que sólo podrán destinarse a un nuevo material didáctico. Propongo incrementar el fondo de biblioteca destinando un porcentaje (el 5%) de las cuotas de Cooperadora a tal fin.
La excelente acción de la Asociación Cooperadora de estos últimos años nos ha dado el beneficio de contar con los medios técnicos necesarios para el funcionamiento de la Escuela y, aunque el equipamiento aún no está completo, el existente nos permite dirigir nuestra mirada hacia otras necesidades. Se da la paradoja de contar con equipos de reproducción de audio y video y no contar con grabaciones para ser reproducidas.
De la misma manera, propongo destinar un porcentaje (el 5%) de las entradas del Ciclo Viernes en la Escuela al fondo de biblioteca, para completar los recursos y hacer de este proyecto una actividad en la que confluyen todos los esfuerzos.

Es tan importante presenciar en vivo los actos organizados por el Ciclo como poder consultar en la biblioteca su grabación en audio o video.

Resumiendo, el fondo de recursos propios de la biblioteca será conformado por:

      El 15% del monto total de venta de material didáctico.
      El 05% del monto total de las cuotas de Cooperadora.
      El 05% del monto total de las entradas del Ciclo Viernes en
      la Escuela.

Por supuesto que este estado de cuentas no durará para siempre, sino exclusivamente durante el período de vigencia del Proyecto Biblioteca, que entiendo que debe concretarse por etapas y con un límite prudencial de duración.


[  Ir arriba  ]

 

Las etapas

Propongo al mes de febrero de 1994 como fecha de inicio del proyecto. Así mismo, propongo que los dividendos de la venta de material didáctico del presente ejercicio, como los primeros ingresos al fondo. Junto con el 05% de las cuotas de Cooperadora y entradas, siempre y cuando este aspecto sea aprobado por la Asociación Cooperadora y los organizadores del Ciclo Viernes en la Escuela.

La puesta en práctica del proyecto consta de dos etapas:

Primera etapa                 Equipamiento y donaciones
Segunda etapa                Compra de material


Primera etapa

Durante este período se realizarán las campañas de donaciones, se ingresará la producción de la Escuela y se utilizarán los fondos propios exclusivamente para compras de equipamiento.

Las Áreas dispondrán del tiempo que ocupe este período para confeccionar sus bibliografías básicas.

En la página 37 adjunto la primera hoja de la bibliografía básica del Área de Folclore realizada en 1992, con la colaboración de la bibliotecaria María Teresa Bellucci y en las páginas 38 y 39 incluyo la bibliografía de mi materia Flauta Tango, con el anhelo de que pueda ser útil para enriquecer la bibliografía del Área de Tango.

Para el ingreso de la producción interna sugiero que se haga uso de las fotocopias y anillados que la duplicadora y la Cooperadora pactaron, mediante un acuerdo verbal, para establecer la concesión a comienzos de este año. Entiendo que se trata de dos mil (2.000) fotocopias y diez (10) anillados por mes, lo que, a ojo de buen cubero, parece ser más que suficiente para concretarlo. De sobrar copias a favor de la Escuela, sugiero que sean utilizadas para dar ingreso al fondo bibliográfico a todos los libros extranjeros imposibles de comprar en el país y que circulan, en fotocopias, por la Escuela.

Resulta necesario dejar sentado por escrito, luego de un total acuerdo de partes, las condiciones en que se entregará la concesión a la duplicadora en 1995.

En cuanto al equipamiento entiendo que debe constar de:
* Una computadora con un programa especial para administración de bibliotecas.
* Una mesa o escritorio de computación.
* Armarios con llave con estantes para guardar todo el material.
* Dispositivos plásticos para archivo de casetes de audio, video, discos compactos, CDs, disquetes de computación, etcétera.
* Mesas y sillas del patrimonio actual de la Escuela.

 

El programa de computación lo podemos solicitar a la Comisión Nacional de Energía Atómica, que lo entrega gratuitamente con el único requisito de llevar tres disquetes para grabarlo y firmar el compromiso de no utilizarlo con fines comerciales. Se trata del Microisis que fue desarrollado por la Unesco y cuyo curso de capacitación para bibliotecarios también se otorga gratuitamente.

Su dirección es Avenida del Libertador 8250, Segundo Piso, Capital Federal.

En la página 40 adjunto una copia de una nota periodística que aporta mas datos sobre el tema.

En este acto me comprometo a efectuar la donación de un escritorio de computación de 120 cm por 70 cm, en perfecto estado, que podré hacer efectiva durante 1995.

El resto del equipamiento habrá que comprarlo con los fondos propios de la biblioteca.

En esta etapa se acopiará experiencia para determinar los sistemas de seguridad, los reglamentos de préstamos y la agilización de la administración. Se utilizará el programa de administración de la biblioteca en la computadora de la Dirección. Se llevará un registro de las obras faltantes más solicitadas.

No se fija un lapso de tiempo para su finalización, sino que pasaremos a la segunda etapa cuando tengamos el equipamiento completo y cuando ya no recibamos ingresos por donaciones.

 

Segunda etapa

Estará caracterizada por una biblioteca en funcionamiento conocedora de las demandas y necesidades propias de nuestra institución. Contará, además, con las bibliografías básicas de las áreas terminadas.

Cotejando las obras incluidas en las bibliografías de las Áreas, junto con el registro de pedidos con el fondo bibliográfico actualizado, quedará claramente delimitado el material que resulta indispensable comprar. Así como las suscripciones necesarias.

En esta etapa se comprará todo el material original que sea necesario para reemplazar al fotocopiado existente.
   

[  Ir arriba  ]

 

La biblioteca tenderá a

      * Promover la producción de nuevo material.
      * Jerarquizar, difundir y promocionar la producción propia.
      * Manejar material original y no copiado.
      * Respetar y resguardar los derechos de los autores, evitando incurrir en faltas legales.
      * Incentivar la investigación y la profundización del conocimiento.


[  Ir arriba  ]

 

Comisión pro-biblioteca

Todos los aspectos técnicos de archivo, clasificación y codificación del material bibliográfico ingresante serán comandados por las bibliotecarias que cuentan con la capacitación profesional y experiencia indispensables. Pero para poner en acción el Proyecto es necesario un grupo de personas que tomen las decisiones y trabajen para concretarlas.

En la comisión estarán representados todos los estamentos de la Escuela, de la siguiente manera:

      * Una persona por la Dirección (incluye Preceptoría y Personal no docente)
      * Una bibliotecaria
      * Una persona de la duplicadora
      * Un representante del alumnado
      * Un miembro de la comisión directiva de la Cooperadora
      * Un representante del Ciclo Viernes en la Escuela
      * Un representante de cada Área (puede ser el Jefe o quien se designe internamente)

En las primeras reuniones la comisión reglamentará su propia modalidad de funcionamiento.

Es conveniente que esté integrada por personas que deseen hacerlo y no por quienes lo tomen como una obligación más de su trabajo.

[  Ir arriba  ]

 

CODA

Los beneficios y gratificaciones que nos ha deparado, a mis compañeros del Área de Folclore y a mí, producir y utilizar material didáctico propio, juntamente con la comodidad e interés que éste genera en los estudiantes, bien valen la pena el esfuerzo realizado.

Nuestro plan de publicaciones comenzó en la Declaración de Principios del año 1989 y terminará su etapa principal en 1998.
Hemos recibido apoyo económico del Fondo Nacional de las Artes, pero —como un renovado acto de fe— presento estas ideas con la convicción de que nuestra propia Escuela podrá respaldar económicamente todas las iniciativas de este tipo.
Pongo este Proyecto a su consideración para que sea discutido, modificado, perfeccionado y, tal vez, hecho realidad.

No pretende ser más que el puntapié inicial, un primer envión que ponga en marcha la rueda.

 

Me resulta muy difícil expresar con palabras cuánta alegría me produciría que fuera puesto en práctica, pero que de ninguna manera ello se convierta en un factor de presión.

Nadie se sienta comprometido a nada conmigo.

Sientan, solamente, los compromisos que les dicte el corazón.

 

Alejandro Martino
Jefe de Área de Folclore
Profesor de Flauta Tango y Flauta Folclore


[  Ir arriba  ]